Medicina Interna es uno de los 32 servicios de especialidad que integran el Hospital General de México, "Dr. Eduardo Liceaga" y a través de los cuales se brinda atención médica de calidad. Con seguridad y calidez a los pacientes que lo requieran.


I. ¿QUÉ ES LA ESPECIALIDAD EN MEDICINA INTERNA?
La Medicina Interna es una de las 4 ramas básicas en que se ha dividido desde el punto de vista clínico, la atención a los pacientes. Resulta fundamental en la estructura de los Hospitales de 2do. y 3er. nivel, ya que se sustenta en el conocimiento fisiopatológico de prácticamente todos los aparatos y sistemas del individuo adulto, planteando una metodología integradora para la prevención, estudio, tratamiento y rehabilitación de los padecimientos crónico-degenerativos y de afección multi sistémica más frecuentes en nuestro medio, así como los de difícil diagnóstico.

¿QUE ES UN INTERNISTA?
Es un médico especialista en la atención integral del paciente adulto con enfermedades de alta prevalencia, crónico-degenerativas y padecimientos de difícil diagnóstico, con preparación universitaria formal y certificado por el Colegio de Medicina Interna de México, para realizar acciones de prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación, con el apoyo de los recursos tecnológicos disponibles, con alta capacidad para optimizar los mismos y con fundamento en el conocimiento que tiene la historia natural y la fisiopatología de las enfermedades, independientemente de la localización del padecimiento en los diferentes aparatos y sistemas, con dominio de la interrelación entre distintas enfermedades, de la atención de los diferentes tratamientos y con criterio para solicitar y coordinar la participación de otros especialistas cuando el caso lo requiera.

El MEDICO INTERNISTA DEBE TENER LAS SIGUIENTES CARACTERISTICAS

Conocimientos
De epidemiología, fisiopatología, clínica, etiopatogenia, métodos de prevención primaria y secundaria, de las interrelaciones fisiopatológicas de las distintas enfermedades y de los diferentes tratamientos.
De la indicación, utilidad (sensibilidad y especificidad), riesgos y complicaciones de los procedimientos diagnósticos y terapéuticos a su disposición.
Del método científico.
De los programas actuales de docencia.
Del Método Estadístico aplicable a la investigación clínica y epidemiológica.
De los Estándares de Gestión de Calidad y Seguridad en la Atención Médica de los Pacientes.

Habilidades
Ser un médico clínico con la competencia suficiente para:
Establecer una relación médico-paciente y médico-familiar de confianza mutua.
Realizar una Historia Clínica, metódica, ordenada, precisa, completa, orientada y congruentes con el padecimiento de cada paciente y que cumpla con la NOM 004-SSA3-2012.
Integrar de manera oportuna y ordenada y jerárquicamente los diferentes problemas del paciente y planear un programa de estudio y tratamiento completo y certero.
Realizar un diagnóstico diferencial por la selección lógica de hipótesis alternativas.
Interpretar con conocimiento y experiencia los diferentes estudios de laboratorio y gabinete necesario para el paciente y accesibles para la Institución.
Realizar procedimientos diagnóstico-terapéuticos necesarios en la atención del paciente, así como conocer, vigilar y tratar sus probables complicaciones.
Realizar estrategias necesarias de prevención secundarias, para evitar la presencia de complicaciones sobre todo en las enfermedades crónico-degenerativas.
Aplicar los procesos de Gestión de acuerdo a los Estándares de Gestión de Calidad y Seguridad en la atención de los pacientes.

Actitudes
Espíritu humanista y de servicio con calidez y calidad.
Capacidad para el enfoque integral del paciente.
Autocrítica que le permita conocer sus limitaciones, solicitar apoyo o derivar al paciente a otro especialista cuando sea necesario.
Disposición para trabajar en equipo.
Poder transmitir sus conocimientos y experiencias a compañeros y alumnos.
Deseos de superación y actualización permanente.
Criterio para optimizar recursos y seleccionar estudios diagnósticos y procedimientos terapéuticos que sean menos invasivos, más económicos y útiles al paciente.
Un alto sentido de ética médica, honestidad y responsabilidad.
Compromiso de siempre otorgar una atención médica segura y de calidad.